El Indomable Cerro Gualí: Odisea desde Pereira Colombia en MTB

Por Mirci





En el parque nacional natural de los nevados, en las altas montañas del centro de Colombia, sobresale el Gualí. Con sus 4057 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m. ), este imponente pico tiene una cita ineludible año tras año para los bikers mas osados. Por su ladera se encuentra un camino de piedra que que culmina sobre hormigón, con exigentes e inclinadas rampas. Para nosotros es un viejo conocido y Sabíamos que llegar a su cumbre iba a ser difícil, ya que hay que completar un recorrido cercano a los 180 km desde Pereira, que nos tomaría alrededor de 16 horas de recorrer, pero nuestra pasión por el Mountain Bike y nuestras ansias de aventura, afinarían nuestro rumbo durante el trayecto. Ademas, Sabíamos que todo ese esfuerzo y sacrificio para afrontar la eterna subida, tendría su recompensa reflejada por gratificantes descensos, pero no nos imaginábamos que alcanzar este reto nos dejaría tan tocados.

La salida desde Pereira a las 04:45 A.M. con mi colega Varela desde la gobernación de Risaralda en Pereira, para alcanzar los
compis de la localidad vecina de Dosquebradas a las 05:00 y posteriormente a los compis de Trocha-Leña en la siguiente localidad de Santa Rosa, pero esta vez con la cumbre del Cerro Gualí como objetivo. Pero para llegar a ello nos esperan cerca de 80 km de un recorrido agreste que se alterna todo el tiempo entre rampas del 4,5,6,7 y 8% y unos últimos kilómetros con el limitado oxigeno de los 4000 m.s.n.m (metros sobre el nivel del mar).

No es un día cualquiera, la testosterona ciclista flota en el ambiente que a la luz de los leds va viendo amanecer entre el puente Helicoidal y las vistas del Boquerón entre las ciudades de Pereira,
Dosquebradas y Santa Rosa, una vez iniciado nuestro recorrido. Para ninguno de nosotros es nada nuevo, pero la la exigente cuesta de inicio de la ruta,
abre mágicamente una ilógica jornada de alrededor de 160 km y 7000 m.d.a. (metros de desnivel acumulado), explicable solo por una afición incontrolada hacia un deporte que nos hace sentir vivos. Es cierto, en nuestro entorno nos tildan de locos, pero estoy encantado de formar parte de ello. Tanta expectativa lleva a algunos, armados de ganas, bocadillos veleños y algo de atún con espaguetis en la mochila, a repetir por cuarta vez la expedición sin haber logrado el objetivo del Gualí. Si señores, este grupo ha intentado llegar hasta la cumbre de uno de los indomables y mas imponentes techos de Colombia como es el Gualí a escasos 5 km del nevado del Ruiz sin alcanzarlo, en dos ocasiones por ceniza volcánica (dada la actividad del volcán nevado del Ruiz) y otra por tormenta, os adelanto que esta, la cuarta, sería la vencida.


El Ocho
El grupo se ha completado en Santa Rosa de Cabal y nos detenemos para un pequeño tentempié en la siguiente localidad de Chinchiná, unos 14 km mas adelante, antes de continuar subiendo hasta Manizales. A partir de la localidad de Chinchiná continuaremos todo sobre asfalto y tendremos que lidiar con mas cuesta, ya que son 18 km mas de subida hasta llegar a Manizales, que sumados a los primeros 10 km subiendo de Pereira a Santa Rosa, son suficientes para despertar las piernas y completar los primeros 50 km de recorrido y 2000 m.d.a.

Pero llegar a Manizales es el menor de nuestros problemas, nada mas bordearle hay que tomar la vía hacia Bogota y el posterior desvío hacia
Laguna Negra
Gallinazo, que conduce hacia los termales del Ruiz, manteniendo la exigencia hasta encontrar la parte mas dura y exigente, valga la redundancia, por ello nos detenemos nuevamente para recargar provisiones antes de salir de la civilización. En este punto (km 52 del recorrido aprox. saliendo de Manizales por la maltería) estamos a unos 2200 m.s.n.m. y para llegar hasta los 4057 m.s.n.m. donde se encuentra aproximadamente la cumbre, tendremos que hacer nuestro mejor esfuerzo.

Desde luego que del km 50 (en Manizales) donde empieza lo mas exigente hasta el km 77 en la cumbre, salen la mayoría, sino todas, las travesías en BTT (Bicicleta Todo Terreno) hacia el cerro Gualí y el nevado del Ruiz. Tendremos que circular por un camino que se ensaña con nosotros entre piedras y rampas inclinadas, en los que a veces cuesta un poco mantenerse sobre la bici.
La Gruta
No recuerdo en que punto exacto del camino se ha acabado el asfalto, pero ya les digo que se acaba prontito. El Gallinazo, Guadalajara y la vereda San Antonio, nos abren paso rápidamente entre potreros y la espesa vegetación típica de pie de sierra, pero poco a poco la vegetación va desapareciendo para darle paso a los frailejones y a los arbustos propios del páramo de la la alta montaña colombiana, una vez superemos el Cachiri, Casateja, La Laguna, El Trecho y los termales del Ruiz en ese orden, para empezar a dejar atrás el espeso y verde bosque que nos traía estupefactos mientras sorteábamos las cuestas y las piedras sueltas del camino.


En Termales del Ruiz (para quienes no conocen y/o me siguen de otros lares del mundo, les cuento que los termales son unos balnearios que suelen haber en la zona gracias a la actividad volcánica, que se nutren de aguas que brotan calientes a la superficie, gracias a que pasan cerca del magma y salen calientes y muy cargadas de minerales, hay mucha información en la web), los instrumentos marcan 3500 m.s.n.m., y las primeras horas en bici comienzan a pasar factura, pero lo llevamos bien porque el recorrido ha sido impresionante, nunca me hubiese imaginado pedalear tan a gusto en una odisea como esta y ello gracias a mis 18 compañeros y a lo afortunado que me siento al estar viviendo esta
experiencia y disfrutando estos espectaculares paisajes. Este es un sentimiento general en el grupo y por ello continuamos con estos 550 m.s.n.m que nos faltan para llegar a la cumbre con una ilusión tremenda. Desde este punto (en Termales del Ruiz) hay cerca de 5 km que son lo mejor de toda la ruta porque requieren de todo nuestro esfuerzo porque son las rampas mas inclinadas, pero la motivación esta dada por lo cerca que esta el objetivo. Recordar que traemos encima mas de 70 km de recorrido y nos ha costado llegar hasta aquí, ademas pedalear a partir de los 3500 m.s.n.m requiere pulmones.


Algunos mareos y falta de oxigeno hacen que tengamos que ralentizar el ritmo y algunosestado allí, en el Cerro Gualí, pedaleando a los 4000 metros de altitud y pensando en cuando será la próxima odisea, de la vuelta solo les digo que es una historia de autentica resistencia, pues superaríamos las 21:00 antes de llegar nuevamente a la trasnochadora, querendona y morena ciudad de Pereira, hasta pronto!
incluso
tengan que parar para recuperarse. Pero aunque esto no es nada que no pueda corregir un deportista entrenado, algunos compañeros se han quedado a solo uno o dos km de la cumbre, pero al igual que el resto han vivido nuevamente la experiencia de trabajar duro para alcanzar esta meta y para volver a casa con una tremenda sonrisa, que solo deja la satisfacción del deber cumplido y el haber














Comentarios

Josiah Castro Largo ha dicho que…
Excelente crónica compañero inemita
Mirci ha dicho que…
Gracias compi, me alegra poder compartir un poco estas experiencias y que la aprecies, un abrazo...!!!

Entradas populares de este blog

La Ruta de la Telaraña: Una Escalera al Cielo

“Ruta Pereira – Laguna del Otún: Prohibido Rendirse”