Las Caras de la Noche


..."Noche, fabricadora de embelecos, loca, imaginativa, quimerista,

que muestras al que en ti su bien conquista

los montes llanos y los mares secos"... Lope de Vega 

Si tantas caras tiene la noche, me quedo con aquella quimerista en el buen sentido soñador de Vega. Como ésta,  a la cual hemos añadido un sendero, un camino y unos colegas. No hacia falta complicarse y hemos rodado por un circuito tan conocido como pistero, aunque no nos engaña la facilidad técnica pues la arena es traicionera y el camino se angosta demasiado y mas aun para quienes no llevan una buena linterna. No es lo mismo la Venta de la Rubia de día,  de noche mejor acompañado y lo digo yo que en muchas de mis rutas sobretodo en invierno soy típico noctambulo, pues me suele pillar la noche. No solo por la buena compañía se hace mas ameno, cuando te adentras en el monte, desaparecen las ciudades y hay que estar muy atento, saltan liebres en la oscuridad y la noche da miedo.

 

De la Venta al Ventorro del Cano ya asumíamos la noche como nuestra y en el polígono nuestros primeros gritos de ánimo de la noche desde el bar. Continuamos hasta Boadilla por los caminos habituales y atravesamos callejeando el pueblo por el palacio del infante Don Luis y el antiguo convento, por supuesto despertando alguna curiosidad en su gente, que a esta hora está dispuesta en sus terrazas. Pero nuestro paso ha sido mas fugaz de lo habitual, buscamos ese monte que normalmente nos hace sufrir de día. Del monte de Boadilla avanzamos por el de las Encinas hasta llegar al Pinar del Plantío y del pinar a Majadahonda.


Los mismos ánimos recibiríamos a nuestra llegada nuevamente a la civilización, desde los críos en el Mac Kids hasta las chicas mas guapas de Majadahonda celebraban nuestro paso. Y no alardeamos precisamente guapos. Es debido a la oscuridad y la emoción de la vuelta a España que esta terminando en Madrid que se les ha contagiado, por ello no pasa un grupo de ciclistas de montaña nocturno inadvertido.


Sin traje ni zapatos, en la terracita hemos avituallado, sintiéndonos no tan admirados por los comenzales que esperaban clientes mas sofisticados. Por nuestros maillots y porque hemos entrado nuestros vehículos hasta el local.  Estamos en una zona chachi pero acogedora. Ya a la vuelta y luego de un único pinchazo continuamos de nuevo hacia el monte. Gracias a nuestra condición de ciclistas nos hemos librado de la prueba de alcoholemia, aunque no hubiese servido de mucho pues todos hemos pedido cerveza sin alcohol.


Disfrutamos del sendero hacia Ciudad de la Imagen entrando por  el pirulí de Tele-Madrid y Kinepolis para continuar por el sendero del campo de golf bordeando la M-40 hasta llegar de nuevo a la A5 en en museo del Aire y posteriormente finalizando en las Presillas por el acceso en la parte superior en la Fortuna.  Demasiado poco acostumbrados parecen estar los habitantes del monte y de las ciudades a nuestro paso, sin que ello quite merito ni reste emoción a nuestro noctámbulo encuentro sino todo lo contrario, la noche ha sido grata, o mejor dicho en palabras de Lope, ..."loca, imaginativa!


 Ver mapa





Comentarios

Entradas populares de este blog

La Ruta de la Telaraña: Una Escalera al Cielo

El Indomable Cerro Gualí: Odisea desde Pereira Colombia en MTB

“Ruta Pereira – Laguna del Otún: Prohibido Rendirse”