Día 6: La Portela de Valcarce-Ventas de Naron



"La decisión de quedarme en La Portela de Valcarce unos 15 km antes de lo
previsto, resultaría muy acertada puesto que me dejaría tiempo suficiente para hacer todos mis deberes y dejar todo preparado para la jornada de hoy, socializar un poco más y sobretodo reponer mis fuerzas. La tarde anterior cuando venía pedaleando por la N-IV (Nacional 6) por el carril bici, me ha adelantado un ciclista como alma que llevaba el diablo y aunque mi ritmo era bueno aproximadamente de unos 20 km/h, he apurado un poco para alcanzarlo sin resultado.

 En ese momento me he acordado de las palabras de la pareja de Móstoles en Puente Duero el día 2, cuando se enteraron que llevaba una media de 110 km diarios. “Que alguien lo detenga” decían refiriéndose a que con este ritmo terminaría el Camino en 6 días y era demasiado rápido. Lo cierto es que tenían razón, mi propósito era hacerlo en 6 días, pero cuando he visto a este hombre en su bici con unas alforjas tan acopladas que parecían tener cierta aerodinámica y mucho mas rápido que yo, he recordado que no se trata de una competición y he bajado un poco el ritmo.


He madrugado suficiente como para tener que montar por lo menos una hora sin luz y me he dispuesto a iniciar el día con una fuerte ventisca que se lleva todo lo que encuentra, sacude los árboles y levanta todo el polvo que puede, hace menos frío que otras madrugadas pero ese ambiente es de tormenta aunque no llueve todavía, confirma el pronóstico de mal tiempo para los próximos días y parece que se va a cumplir a rajatabla, con lo a gustito que estaba en mi saco de dormir. Con la tenue luz de las farolas del pueblo, he conseguido enganchar las alforjas y preparar las luces de la bici, que a propósito ha pasado su primer noche en la calle, enganchada con una cadena que he podido comprar en una tienda de repuestos industriales en las afueras de Ponferrada el día anterior. 

Ahora me tienen inquieto un par de puertos importantes que vienen poco después de comenzar, durante los siguientes 15 km de recorrido. No me sentiría muy cómodo pedaleando durante la jornada pues me empezaría a doler un poco una rodilla por el esfuerzo y ralentizaría la marcha para no sufrir una lesión, que es lo menos que quisiera luego de recorrer mas de 500 km sin problema.
Este tramo se hace por carreteras segundarias y sobre todo por la N-VI que va escalando la montaña a través de un entramado de curvas que tienen como testigo a la Autovía AP-6 que pasa buena parte del tiempo a poco mas de 100 m de altura sobre tu cabeza. Es un poco frustrante ya que cuando la alcanzas te encuentras otro tramo igual, pero el poco o nulo tráfico por este tramo de carreteras ayudado por la soledad de la madrugada, hace que pedalees mucho mas tranquilo. Los caminantes no tienen que seguir el mismo camino, pero nos cruzaremos constantemente con ellos, ya que el camino a pie cruza la carretera una y otra vez. De estas últimas etapas tengo que destacar que es una zona muy fértil, de mayor humedad y de un color verde característico todo el tiempo.


El paisaje esta adornado por hermosas vistas en las zonas mas altas, y a pie de
montaña por todo tipo de cultivos de frutas y hortalizas y algunos árboles que no solo adornan el camino con ese aroma, frescura y color característico de las montañas sino que a veces dejan caer parte de sus frutos, quizás emocionados por la ventisca, por lo que algunas manzanas acompañarían mis meriendas, y unas cuantas castañas compartirían mi equipaje a partir de hoy. He pasado la localidad de Pedrafita, donde planeaba terminar la jornada de ayer superando mi molestia en la rodilla derecha, aunque la cuesta no es demasiado empinada, es necesario cierto esfuerzo pues los mas de 500m de desnivel lo exigen. En cualquier caso el dolor ha desaparecido en la medida que he ido calentando y alcanzando mi ritmo. Ahora tendría que intentar atravesar esta parte alta de la montaña lo mas pronto posible para determinar hasta donde podría avanzar el día de hoy, pues el fuerte viento no para, muchas veces en contra, otras a favor, y otras veces mucho mas difíciles de costado, con una llovizna permanente que me mantendrían muy ocupado y parando mas de lo programado.


Como es de esperarse el camino sigue ofreciendo una combinación espectacular entre naturaleza y atractivo histórico característico de España, por lo que a nuestro paso encontraremos constantemente hermosos pueblos engalanados por sus iglesias, ermitas (algunas en ruinas) y cementerios, caminos, puentes romanos, conjuntos históricos y algunos elementos típicos de cada pueblo como el castillo de Sarracín y la Palloza de Vega de Valcarce, el convento de La Magdalena y los restos de La Fortaleza en Sarriá al llegar a Galicia y la Escalinata y capilla de las nieves en Portomarín, entre otras muchas cosas que le aportan a esta ruta un particular encanto. Sobre el medio día habría cruzado la localidad de Sarria disfrutando un poco de la tregua que me ha dejado el tiempo, sin lluvia, sin viento pero aun nublado, alcanzaría a superar un tramo mas complicado por una zona eminentemente agrícola en la que encontraría algunas trialeras y otros tramos mas difíciles que tendría que tomar obligatoriamente por obras y que me sacarían de la ruta pero que superaría sin contratiempos gracias al buen tiempo, pero mi suerte estaba a punto de cambiar. 


Justo cuando estaba subiendo una pequeña cuesta y el camino se hacía un poco mas transitable, una enorme bola de paja se acercaba movida por el viento para cruzar el camino, intenté disminuir el ritmo para dejarla pasar pero termino cruzando mi rueda trasera con tan mala fortuna que en las dos o tres vueltas que alcanzo a girar la rueda antes de que parase, se incrusto entre la cadena y el casette, rompiendo el desviador y la cadena. Esta avería representaría una gran faena no solo para la jornada sino también para el resto de camino..."







Comentarios

Entradas populares de este blog

La Ruta de la Telaraña: Una Escalera al Cielo

Pereira Buga Pereira. Visitando al Señor de los Milagros

El Indomable Cerro Gualí: Odisea desde Pereira Colombia en MTB